Viajar solo

Viajar solo, ¿sí o no? ¡Pues depende de ti! Si te gusta viajar, es absurdo quedarte sin las vacaciones deseadas por  el hecho de que nadie coincida en el destino o en las fechas que tú quieres… por otro lado, si lo que te gusta de ir de viaje es la compañía, no tiene mucho sentido que te preguntes si irte solo dos semanas… ¡Eres tú el que tiene que ver si viajar solo te parece un plan emocionante o aterrador!

Otra cosa es que sí te apetezca viajar solo y te echen para atrás las opiniones de familiares y amigos diciéndote que estás loco, que te vas a morir del aburrimiento o que no es seguro (depende de a dónde vayas, claro). ¡Ni caso! Viajar solo te da una sensación de libertad que echarás en falta cuando vuelvas a viajar en grupo,  suele provocar que conozcas a más lugareños y hace que te fijes más en lo que visitas (no te “distrae” la compañía). Eso sí, conviene seguir una serie de recomendaciones. ¿Quieres saber cuáles?


Piensa que eres tú el único responsable de tu viaje y de tu seguridad, por lo que es necesario que tomes las medidas necesarias para que ningún contratiempo te estropee los planes.

En cuanto a la elección del destino, es importante que te informes antes de ir sobre las medidas de seguridad de cada zona, así como de las vacunas y de los papeles necesarios para entrar.

En general, si vas a viajar a lugares “exóticos” de África o Asia, conviene considerar la posibilidad de hacerlo solo, pero dentro de un viaje organizado. Ellos se encargarán de todas las medidas de seguridad, y sabrán que zonas evitar, y tú solo tendrás que encargarte de disfrutar del viaje.

Por otro lado, si eres una mujer, hay muchos lugares donde, aunque no corras ningún riesgo real, serás abordada con cierta frecuencia por hombres que quieren iniciar conversación. Si te vas a poner nerviosa, escoge otro destino.
Vayamos con esos consejos:

  • Pide información sobre la seguridad de hoteles, hostales o albergues en los que te hospedes.
  • Mantén tus papeles siempre contigo. Si vas a dormir en un medio de transporte, coloca pasaporte y otros papeles importantes pegados a ti.
  • Deja una copia de todos tus documentos a alguien de confianza, así como un itinerario de viaje, y los datos de los lugares donde te vas a hospedar.
  • No lleves contigo objetos de valor, así minimizas el riesgo de robo. Y por supuesto, si llevas algo valioso, trata de no dejarlo nunca a la vista. Lleva el menor efectivo posible.
  • Permanece alerta, no hay que ser paranoico, pero viajando solo más vale prevenir que lamentar. Si alguien te molesta no dudes en pedir ayuda. Si alguien te sigue, entra en algún restaurante o lugar público. Nunca acompañes a nadie que acabes de conocer si no estás seguro de que la situación es segura.
  • Planifica tus salidas y visitas. Antes de salir del hotel, pregúntale al conserje sobre los lugares que vas a visitar.
  • Viste con ropa poco llamativa, especialmente si eres una mujer y vas a algún país no occidental.

Pero puede que tus resquemores, más que del tipo seguridad, sean sentirte solo, aburrirte o arrepentirte de tu decisión.

Para esto, una buena opción es optar por viajes organizados, donde conocerás a muchísima gente. Hospedarte en un albergue juvenil (aunque no es apto para todos los gustos), también te ayudará a conocer otros viajeros y hacer planes juntos.

Otra idea interesante es llevar un diario, que te permitirá aprovechar tu viaje como un tiempo para conocerte mejor a ti mismo.

De todas maneras, el hacer amigos cuando se viaja solo es mucho más fácil de lo que pensamos a priori, y, especiamente conocer gente “autóctona” que te permita conocer mejor la zona. Muchas veces, simplemente preguntar por las posibilidades de ocio hace que te salgan planes, y en muchos sitios, un viajero siempre genera sana curiosidad.

Uno de los momentos más dificiles para muchas personas es comer solo. Busca la manera de convertir ese momento en algo agradable fijándote especialmente en todo lo que ves -como si tuvieras que hacer un estudio sobre ellos- y en los platos nuevos que pruebas. Si no consigues dejar de pensar en lo solo que estás en el restaurante, lleva un libro para leer mientras tanto.

¿Has viajado solo alguna vez? ¿Te apetece o todo lo contrario

Vía flickr: Majdal y Rhyick

Deja tu comentario