Vencer la timidez

Vencer la timidez no es nada fácil, pero proponértelo es el primer paso para conseguirlo y demuestra tu interés por mejorar. Eso sí, debes tener en cuenta que superar la timidez exige un esfuerzo, y que soñar con un día despertarnos siendo lo que no somos es eso… un sueño.

En la vida real vencer la timidez es un proceso que  nos va a hacer pasar por situaciones que nos resultan incómodas, pero el propio compromiso con nuestro objetivo debe servir para que lo afrontemos con tranquilidad.

Ser tímido no tiene nada de malo mientras no afecte a tu vida. Es decir, hay gente que tarda más en coger confianza con la gente o en adaptarse a las nuevas situaciones, pero si te estás planteando vencer la timidez probablemente es porque eso afecta en tus relaciones sociales, laborales e incluso en tu confianza en ti mismo. Es entonces, el momento de cambiar :).

Pero, ¿cómo vencer la timidez?

Ten en cuenta que la timidez implica siempre una baja autoestima,  que hace que temamos ser criticados por los demás, lo que nos inhibe en nuestros actos. En ese sentido, trabajar por mejorar la autoestima, repitiéndonos por qué somos valiosos y sabiendo que que alguien nos critique no va a suponer el fin del mundo, es siempre un útil complemento.

Además, es fundamental romper el círculo de pensamientos negativos del tipo: “si digo esto igual parezco tonto”, “todo el mundo nota que estoy tartamudeando” o “no se me ocurre nada que decir, van a pesar que soy un aburrido”, porque provocan justo lo que temes. Conseguir naturalidad no es sencillo, pero se puede entrenar.

Por lo demás, trata de hacerte un plan gradual, que exija cada día un pequeño esfuerzo, pero que no vaya de nada a todo, pues si ves que no consigues a la primera la gran meta puedes desmotivarte. Pon en práctica los siguientes truquillos:

  • Empieza poco a poco con gente conocida: utiliza a amigos y familia para “practicar” conductas sociales como presentaciones, conversaciones triviales, preguntas y respuestas o lenguaje corporal. No dudes en pedirles ayuda, y recuerda que tratar de no hablar de tu timidez no es una manera de solucionarlo, solo de hacerte sentir peor contigo mismo.  Si hablas de tu miedo, aprenderás a aceptarlo y en última instancia, a superarlo.
  • Prepara conversaciones: puedes acostumbrarte a grabarte mientras hablas sobre algún tema de actualidad, pensar a priori fórmulas para romper el hielo cuando te encuentres entre desconocidos o escribir en un papel lo que quieres decir en una llamada importante que te da pavor. Ir preparado te ayudará a sentirte menos inseguro.
  • Anticipa en positivo: haz un listado mental de cosas positivas que pueden ocurrir, intenta visualizarte realizándolas con éxito, mira como te desenvuelves de manera adecuada y como consigues tu objetivo: “estoy hablando con gente y estoy tranquilo”, “se ríen de un chiste mío”, “me escuchan cuando hablo”, “doy mi opinión y es valorada”, etc.
  • Procura adquirir compromisos tales como acudir a las reuniones de vecinos, religiosas o de trabajo, eventos sociales, etc. aunque tu papel al principio sea modesto, lograrás familiarizarte más con la situación grupal.
  • Acude a cursos de cosas que te interesen: al no ser tú el centro de atención, si  no la actividad, te puede resultar más fácil sentirte cómodo en grupo y conocer a gente con tus mismos intereses. Otra buena idea, si te sientes preparado, es apuntarte a talleres de expresión corporal o un curso de habilidades sociales.
  • No te obsesiones tanto con resultar inteligente ante los demás, como con sentirte orgulloso por tus progresos a nivel de participación. Eso desviará tu atención hacía lo importante: tu progreso personal.
  • Si notas que tu voz tiembla, o que te pones rojo, trata de continuar como si nada. Si te aceleras tratando de acabar cuanto antes, te sentirás todavía peor. Si continúas como si nada, la gente trasladará la atención de cómo lo dices al qué dices.

Por último, si ves que tu timidez te supera y que tus esfuerzos no son suficientes, no dudes en acudir a un profesional. A veces el orgullo de no querer reconocer que tenemos un problema es el que impide que mejoremos y aprendamos a sentirnos mejor. ¡No dejes que eso ocurra!

¿Tienes algún truco más para superar la timidez?

Fotos vía Flickr: iLikeSpoons y aralbalcan

1 Comentario

  1. Pingback:Cómo conocer gente nueva – Vida Sana

Deja tu comentario