Vacaciones en pareja

Pasar las vacaciones en pareja es el plan más habitual para la mayoría de los españoles, y una época que casi todos esperamos con muchas ganas. Sin embargo, está más que demostrado que las rupturas aumentan a la vuelta de las vacaciones. ¿Esto quiere decir que las vacaciones pueden provocar una crisis de pareja?

En principio, no. Una pareja estable y bien avenida, no va a empezar a tener problemas por culpa de tomarse unas vacaciones juntos. Sin embargo, cuando aún no se conoce bien a la otra persona o cuando ya hay ciertos problemas en la relación, las vacaciones pueden agravarlo. Y es que pasar 24 horas al día con la misma persona hace que los roces se multipliquen, y es más fácil acabar volviéndose intransigente con lo que nos molesta de nuestra pareja.

¿Qué hacer para evitar los problemas durante las vacaciones en pareja?

Es normal que al pasar más tiempo con una persona surjan más problemas entre vosotros. Pero es importante no dramatizar esas diferencias y ser fléxible. ¿Cómo?

  • Hablad claramente de lo que queréis hacer en el tiempo libre, antes de elegir como pasar las vacaciones. Sentir que te arrastran a unas vacaciones que no deseas no servirá más que para ir ya de mal humor. Si vuestros planes ideales no tienen ningun punto en común, podéis pasar una semana haciendo cada una de las cosas, tomaros unos días por separado, o turnaros cada año para elegir el destino. Pero tomad esa decisión juntos.
  • Unas vacaciones juntos no deberían ser el momento de tomar decisiones trascendentales, sino de disfrutar y relajarse. Ir con unas expectativas demasiado altas puede arruinar unas vacaciones, tratad simplemente de pasaroslo bien.
  • Asume que pueden surgir imprevistos y trata de reirte de ellos. Si pierdes un tren por culpa de la otra persona, o si ha olvidado la cartera en casa y os quedáis sin comer, es casi imposible no enfadarse un poco, pero que no vaya más allá. El cansancio nos hace a todos más inflexibles, pero lo mejor es asumir los errores, tanto propios como ajenos, y tratar al menos de reiros de la aventura a la que eso os ha llevado.
  • Anima a la otra persona a hacer lo que más le apetezca mientras tú haces lo propio. Pasar unas horas en un acuario mientras la otra persona se sienta a tomar un café no va a provocar un apocalipsis. Si estás demasiado agotado para seguir de turismo, simplemente, párate.
  • Haced cosas nuevas. Aunque hayáis decidiros iros de vacaciones a la casa del pueblo (el mismo al que vais todos los años) introducir cosas nuevas en vuestra rutina os ayudará a sentiros más uniros. Haced excursiones, probad un nuevo restaurante o buscar en youtube tutoriales de baile 😉 (eso sí, algo que os guste a los dos).
  • Desconecta de los problemas. Es muy importante olvidarse de los problemas que nos esperan en nuestra rutina diaria y, si la relación no está en su mejor momento -pero se quiere que lo esté- hacer una lista de todas las cosas buenas que hay en la relación para que los pequeños roces del día a día no nos hagan perder la perspectiva.
  • Evita planear demasiado. Especialmente en las primeras vacaciones juntos, las ganas de que todo salga perfecto puede hacer que le demos más importancia a pequeños detalles insustanciales.  Si aún estamos conociendo a la otra persona, tenemos que aceptar que no va a ser perfecta todo el rato, y que puede desorientarse, pasar miedo en el avión o ponerse caprichosa cuando pasa hambre.
  • Ceder sí, pero forzar la situación para complacer a la otra persona a la larga provoca más problemas. Si odias las verduras está bien que la acompañes a un vegetariano, pero dejando claro que el siguiente restaurante lo eliges tú. A veces creemos que para que todo vaya bien hay que ser siempre complaciente, pero es más importante ser sincero si lo que buscamos es que los dos disfruten por igual.

¡A disfrutar de las vacaciones! ¿Las pasarás con tu pareja?

Foto vía Flickr: Thomas Marthinsen

Deja tu comentario