Síntomas de la insolación

¿Sabes reconocer los síntomas de la insolación? La insolación se produce cuando el cuerpo se calienta demasiado, incapaz de auto-enfriarse y mantener una temperatura baja. Puede producirse tras un golpe de calor, o directamente, pero es mucho más grave que el golpe de calor, pudiendo incluso llevar a la muerte. Por eso es fundamental saber cómo reconocerla en sus primeros estadíos.

¿Quieres ver cuáles son los síntomas de la insolación y cómo prevenirla?

Los primeros síntomas de una insolación se corresponden con el golpe de calor. Son los siguientes:

  • Taquicardia
  • Sudor excesivo
  • Mareo
  • Debilidad muscular
  • Náuseas y vómitos

Si sientes estos síntomas, debes apartarte inmediatamente del calor y ponerte a la sombra. También debes beber mucha agua. Si a los 30 minutos los síntomas no han cesado, llama al médico, pues el golpe de calor puede conducirte a la insolación.

Los síntomas propios de la insolación son:

  • Piel caliente y seca, pero no sudorosa
  • Vómitos frecuentes
  • Confusión mental
  • Problemas para respirar
  • Pérdida del conocimiento

Si alguien está sufriendo los síntomas de una insolación debes llamar al médico de inmediato. También debes conducir a la persona a la sombra rápidamente y despojarla de la ropa innecesaria. Abanícala con aire frio y mójale la piel con agua. Eso ayuda a bajar la temperatura corporal.

La insolación se puede (y debe) prevenir. Es fundamental evitar una exposición excesiva al sol los días de mayor calor y humedad (el calor húmedo es más peligroso que el seco),  y, especialmente, evitar las actividades físicas que exigen esfuerzo.

Además, hay que acudir a la playa siempre con sombrero o sombrilla, y echarse la crema protectora.  También es recomendable beber agua cada poco rato, evitando las bebidas con cafeína.

Por último conviene tener en cuenta que hay determinados grupos más susceptibles de sufrir una insolación como son los niños, las personas mayores, personas con enfermedades como alcoholismo y diabetes y aquellos que estén usando determinadas medicinas (diuréticos, antihistamínicos, laxantes, tabletas para el tiroides, anticonvulsionantes, fármacos para controlar la presión arterial y medicinas para la salud mental).  Pero aunque en su caso es más fácil sufrir una insolación, los que no pertenecemos a ninguno de estos grupos tampoco estamos a salvo. ¡Tomar precauciones es indispensable!

Foto vía Flickr: Brandon Christopher Warren

Deja tu comentario