Síndrome post-vacacional

sindrome post-vacacionalEn los últimos años hemos escuhado hablar del síndrome pot-vacacional que afecta a gran parte de la población en su regreso a la vida cotidiana. El síndrome post-vacacional es un concepto muy amplio que describe la incapacidad de adaptación al trabajo tras un período de inactividad. Esta incapacidad se manifiesta en forma de desequilibrios físicos-psíquicos como depresión, estrés, insomnio, irritabilidad, astenia, tristeza, apatía o ansiedad.

El síndrome post-vacacional afecta especialmente a trabajadores de entre 25 y 45 años, aunque cada año se amplía la edad. Conoce más sobre este síndrome y cómo sobrellevarlo!


sindrome post-vacacionalEl desajuste horario, el cambio en el ritmo diario,  en las comidas y sobre todo,  el regreso a las exigencias y la presión del trabajo, nos hace en algunas ocasiones presas del síndrome post-vacacional. Algunas reacciones como el insomnio o el nerviosismo son habituales a la hora de volver al nuestros hábitos.

El grado de reacción a este síndrome depende de cada persona y de su situación y percepción personal. Si bien lo habitual es que al cabo de unos días esta sensación depresiva vaya remitiendo, en ocasiones puede durar un par de semanas.

Existen algunos consejos muy prácticos para tratar de remitir el síndrome post-vacacional haciendo más llevadera la vuelta a la rutina:

  • Repartir el período vacacional: cuanto más extensas son las vacaciones, más difícil suele ser volver al trabajo. Es aconsejable repartirlas en dos períodos.
  • No dejarlo todo para última hora: volver el último día no es recomendable. Lo ideal es hacerlo un par de días antes para ir adaptándonos a nuestro entorno y ritmo habitual.
  • Cárgate de positividad: puedes ver el vaso medio lleno o medio vacío. Volver al trabajo es difícil, pero sabes que es necesario, por lo tanto trata de ser lo más positivo posible.
  • Comunicación: la comunicación y el ambiente fluido en el trabajo hará más llevadera la vuelta. No te presiones demasiado en los primeros días, poco a poco irás cogiendo el ritmo habitual.
  • Evita los lunes: regresar al trabajo un lunes suele ser si cabe, más traumático. Si puedes empieza tu jornada otro día de la semana; se te hará mucho más llevadero.

Cárgate de energía e intenta lo alargar más el proceso! Que tengas un buen regreso al trabajo!

¿Qué métodos utilizas tú para que la vuelta al trabajo sea más llevadera?

 

Deja tu comentario