Salsa de tomate casera

La salsa de tomate casera es la salsa por excelencia, que se puede utilizar prácticamente con cualquier plato (pasta, pizza, carnes, pescados…), y acepta miles de variantes en su preparación.

Se trata de una opción mucho más sana que el ketchup o la salsa de tomate de bote, y para qué engañarnos, también mucho más rica. ¡Y es muy fácil de hacer!

Una buena idea es aprovechar el día que te pongas a hacer salsa de tomate casera para hacer para varios días. En la nevera aguanta 3 días, y en el congelador hasta 3 meses. Así en el momento en que quieras hacerte una pasta rápida, podrás echarle salsa de tomate casera sin que te cueste ningún esfuerzo.

Y ahora sí, ¿repasamos la receta de la salsa de tomate casera?

Ingredientes:

  • 1 kg de tomates maduros
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de azúcar
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:

  1. Cubre el fondo de una cazuela con aceite de oliva y ponlo al fuego. Sofríe los dientes de ajo y la cebolla partida menuda, hasta que quede muy dorada.
  2. Pela los tomates y pártelos en trozos. Añádelo a la cazuela junto con el laurel y la sal. Déjalo a fuego lento unos 30 minutos.
  3. Agrega el azúcar hacia el final de la cocción.
  4. Tritúra la salsa y, si lo deseas, pásala también por el pasapurés.

Foto vía: Patent and the Pantry

Deja tu comentario