Quemar grasa

Quemar grasa es el principal objetivo de la mayoría de las personas que quieren “bajar de peso“. Y es que el peso es sólo un número, pero la grasa cuando sobra, es mucho más evidente.

Quemar grasas no es fácil. Hay que pensar que el organismo humano, durante siglos y siglos, se preparó para las épocas de escasez, acumulando grasa en el cuerpo (los hombres alrededor de la cintura, y las mujeres en torno a muslos y caderas). Y dirás tú, ¿para qué diablos necesito yo una reserva de grasa? Por fortuna, para nada, pero sí comes más de lo que quemas tu cuerpo funcionará como se le programó para hacerlo.

La solución pasa entonces por quemar más grasas. ¿Cómo? Comiendo mejor y haciendo ejercicio físico.

La grasa es necesaria para el correcto funcionamiento del organismo. Un hombre debe tener al menos un 6% de grasa y una mujer un 14%. Pero del resto, podemos deshacernos sin contemplaciones ;).

Para quemar grasa, es fundamental tener músculo. Cuanto más músculo tengamos, más calorías quemamos, incluso sin hacer ejercicio. Eso explica por qué si un hombre y una mujer hacen la misma dieta, y la misma cantidad de ejercicio, los hombres adelgazarán más (¡suertudos vosotros!).

No os voy a proponer que os convirtáis en vigoréxicos, solo que tonifiquéis más vuestro cuerpo. Así, es bueno combinar los ejercicios aeróbicos que hacen perder muchas calorías (como correr o andar en bici), con otros de tonificación (como hacer abdominales o ejercicios con pesas).

Además, a la hora de hacer ejercicio aeróbicos, conviene alternar entre un ejercicio más moderado y ejercicio de alta intensidad, pues así se consigue quemar más grasa que manteniendo un ritmo constante.

Otro factor que juega un papel clave el el dormir. Se ha demostrado que las personas que duermen 8 horas  queman más grasa que las que duermen menos. Esto se debe a que cuando restringimos el sueño, se activa una hormona que reduce el gasto energético.

En cuanto a la alimentación, debes controlar las calorías que ingieres, para no comer más de lo que necesites y que termine convirtiéndose en grasa. Por contra, en general no conviene tampoco hacer dietas de menos de 1500 calorías, pues se ralentiza el gasto energético, y cada vez cuesta más bajar peso y grasa, incluso haciendo ejercicio.

Además debes hacer cenas ligeras, al menos 2 horas de irte a la cama. Y hacer 5 comidas al día, evitando que pasen más de 4 horas entre una y otra. Las proteínas te ayudan a metabolizar las grasas más rápido, por lo que es un acierto tomar alimentos como carne, pescado, lácteos desnatados o huevo (¡aunque no solo!).

Probablemente hayas oído hablar alguna vez de los alimentos quema-grasa. Es cierto que hay alimentos que aceleran nuestro metabolismo, ayudándonos a quemar más grasa, pero no hacen milagros. Su efecto dura solo unas horas después de comerlo, y conviene combinarlo con la realización de ejercicio físico y una dieta ajustada a tus necesidades. Los alimentos quemagrasas son, entre otros, los pimientos, el brécol, los cereales integrales, los lácteos, las nueces, los cítricos, las especias, y las bebidas con cafeína.

Por último, recuerda que para quemar grasas hace falta constancia. Lo más eficaz es sustituir la grasa por músculo para ir acelerando el funcionamiento de tu organismo, y eso no se hace en dos días. Necesitas crear nuevos hábitos de deporte y dietéticos, que sin duda, te ayudarán a conseguir tu objetivo: ¡quemar grasa!

 

2 Comentarios

  1. Pingback:Dietas de moda - Videos Moda | Videos Belleza | demujer.tv

  2. Pingback:Cómo acelerar el metabolismo – Vida Sana

Deja tu comentario