¿Dieta del bocadillo?

¿La  expresión “dieta del bocadillo” te parece una contradicción? Probablemente hayas escuchado alguna vez que los bocatas son incompatibles con adelgazar, y el pan esté exiliado de tu alimentación, pero yo te aseguro que bajar peso comiendo bocadillos es posible.

Evidentemente, si lo único que comemos a lo largo del día son bocadillos, podrá ser posible, pero no muy saludable. Sin embargo, los bocadillos sí pueden (y deben) ser incorporados a la dieta. Y es que hay que romper con el mito de que el pan engorda. Nos pondrán más o menos calorías encima dependiendo del relleno y del tamaño, pero por sí mismos son perfectamente incluíbles en una dieta para bajar de peso.

¿Por qué pensamos que el pan es incompatible con las dietas? Debido a la mala fama de los hidratos de carbono. En realidad consumiendo las mismas calorías en grasas o hidratos de carbono, las primeras se acumulan más fácilmente en nuestro cuerpo, mientras que los hidratos resultan más rápidos de quemar.

La cantidad de grasas presente en el pan es muy baja (en torno al 1%), y aunque el pan de molde o tostado parece más ligero (otro error común que puede echar por la borda nuestra dieta) no lo es. Si buscas el pan más ligero opta por una barra de pan integral, más rico en fibra.

¿Y de qué hacer el bocadillo para que nos ayude a adelgazar? De ingredientes ligeros. Ya hemos descubierto que lo que nos engorda de este alimento es el relleno, así que eso es lo que debemos cuidar.

Apuesta por los bocadillos vegetales, y, especialmente si recurres a ellos a menudo, por la diversidad. Busca combinaciones diferentes que no hagan que acabes aborreciendo esta dieta. Se supone que con la dieta del bocadillo puedes adelgazar entre 4 o 5 kg al mes, pero yo te recomiendo que no sea una opción de 7 días a la semana, pues tu dieta debe ser variada. Es una gran idea para un par de días, especialmente si comes fuera de casa, ya que es fácil de hacer, fácil de transpotar y muy barato. Y sobre todo…¡bajo en calorías!

Te dejo aquí algunas ideas muy ligeras:

  • Tomate y mozzarella
  • Revuelto de champiñones
  • Pavo y lechuga
  • Atún, lechuga y tomate
  • Palitos de cangrejo, huevo duro y piña
  • Pechuga de pollo y pimientos del piquillo
  • Acelgas y zanahoria rallada
  • Pavo y espárragos
  • Queso fresco y canónigos

¿Sueles tomar bocadillos? ¿Por qué crees que tienen tan mala fama? ¿Confías en la dieta del bocadillo? ¿La has puesto en práctica alguna vez?

Fotos vía Flickr: Svacher y Josh Bousel

Deja tu comentario