La hidratación en verano

La hidratación es en verano una cuestión clave ya que la subida de las temperaturas favorece la pérdida de líquidos. La única manera de reponerlos es con la ingesta, por eso los meses de calor conviene beber más agua de lo habitual.

Estar bien hidratado es fundamental para el buen funcionamiento del cuerpo, y solo una disminución del 20% del agua de nuestro cuerpo puede producir la muerte por deshidratación. Sin llegar a tales extremos, la falta de líquidos provoca dolor de cabeza, cansancio y calambres.

Para hidratarse lo mejor es beber agua regularmente, y de hecho te aconsejo que lleves un botellín de agua cuando salgas de casa (especialmente si te vas a la playa). En caso de que vayas a practicar algún deporte, ingerir alguna bebida isotónica es también muy buena idea.

¿Quieres saber cómo debe ser tu alimentación en verano para mantenerte bien hidratado?

En general el cuerpo ya nos pide lo que necesita, por eso en verano parece que nos apetecen más frutas y verduras (los alimentos más ricos en agua).

Las ensaladas, por ejemplo, son el plato estival estrella. Las sopas y cremas frías también tienen mucho éxito, y de postre, fruta con mucha agua, por supuesto.

En general, las bases de una dieta refrescante son las siguientes:

  • Frutas con mucha agua (melón, sandía…)
  • Alimentos ricos en carotenos (te protegen del sol, manteniendo tu piel más fresquita)
  • Abundantes líquidos (hay que reponer los que estamos perdiendo): agua sobre todo, pero también zumos naturales
  • Helados (y los de hielo apenas engordan)
  • Té caliente (¿piensas que es una broma? hace que suba nuestra temperatura corporal, que sudemos desde dentro y que nos quedemos la mar de bien. Eso sí, apetecer, ni un poco

¿Cambias tu alimentación al llegar el verano?

Foto vía Flickr: Hudson Gardner

Deja tu comentario