Eliminar las varices

Las varices son esas antiestéticas venitas azuladas o rojas que aparecen en las piernas de muchas mujeres y que, si estás leyendo esto, probablemente conozcas bien. Están causadas por trastornos en la circulación sanguínea, y aunque en un principio nos suelen preocupar por cuestiones estéticas, suponen también un problema de salud que puede comprometer nuestra calidad de vida.

Es por eso que debes acudir al médico en cuanto observes que empiezas a tener varices, sin esperar a que se hinchen y comiencen a dolerte. Cuando las varices no están aún muy acentuadas, se pueden combatir de manera natural, y sin recurrir a la cirugía. ¿Quieres saber cómo?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que las varices pueden tener su origen en factores hereditarios o en hábitos de vida, y aunque en el segundo caso son más fáciles de prevenir, siempre es posible hacer algo para mejorar su evolución.

¿Y qué es ese algo?

  • Tiéndete con las piernas en alto unos minutos, todos los días.
  • Duerme con las piernas un poco elevadas (pon un cojín o almohada a los pies).
  • Dúchate con agua templada y termina con un chorro de agua fría sobre las piernas. Evita saunas y baños calientes, pues el calor provoca mayor hinchazón de las varices.
  • Si tienes que pasar mucho tiempo de pie o sentada, cambia de postura. Trata de hacer pausas cada hora y si estás sentada, de mover las piernas cada poco rato. No cruces las piernas.
  • Masajea las piernas siempre de abajo a arriba.
  • No utilices ropa muy apretada, a excepción de las medias especiales de compresión para varices. Evita también los tacones altos.
  • Practica ejercicio: actividades como la natación, caminar o andar en bici ayudan a mejorar la circulación sanguínea, y por ende, el aspecto de las varices.
  • Bebe mucha agua, ya que favorece la depuración de la sangre.
  • Opta por una dieta rica en fibra, potasio y grasas poliinsaturadas (nueces, aceite de oliva, pescados azules…).
  • No abuses de la sal, ya que se relaciona con trastornos circulatorios y retención de líquidos.
  • Evita también las grasas saturadas, que aumentan la viscosidad de la sangre.

Como ves, tanto para combatir las varices como para eliminarlas conviene seguir unos hábitos saludables: dieta equilibrada, ejercicio físico frecuente y algunos cuidados extra para las piernas.

¿Tienes varices? ¿Has conseguido acabar con ellas de forma eficaz?

Deja tu comentario