El desayuno ideal

el-dasayuno-ideal
¿Quieres saber cómo es el desayuno ideal? Todos sabemos que saltarse el desayuno es un error. Los estudios demuestran que el desayuno es saludable y contribuye a un reparto más armónico de las calorías a lo largo del día, proporcionando una gran parte de los nutrientes que necesitamos, especialmente vitaminas, fibra y minerales. A continuación podrás ver qué alimentos no pueden faltar en tu desayuno.

¿Por qué desayunar? Después del ayuno nocturno, nuestro cuerpo necesita nutrientes que nos proporcionen la energía suficiente para afrontar el día. Sin embargo, las personas que no desayunan ponen en marcha una serie de mecanismos en el cuerpo (descenso de la hormona insulina y aumento de cortisol y catecolaminas) con el objetivo de mantener un nievel de azúcar en sangre aceptable. Estos cambios influyen negativamente en el rendimiento físico e intelectual.

El desayuno ideal debe suponer enre el 20 y 25% del aporte calórico diario. Para que sea equilibrado deben estar presentes una serie de grupos alimenticios que nos aseguren parte del aporte nutricional diario, formando desayunos nutritivos y sanos.

Cereales

Dentro de los cereales se incluye el pan, las galletas y los cereales de desayuno. Son alimentos ricos en fibra, hidratos de carbono que aportan energía, vitaminas y minerales.

Lácteos

El desayuno juega un papel especialmente importante en el desarrollo y rendimiento de los jóvenes. Los lácteos son imprescindibles en su desayuno por su aporte proteico, las vitaminas A, C y B y el calcio, esencial para sus huesos. Dentro de los lácteos están la leche, los quesos, el yogur, la cuajada, etc.
el-dasayuno-ideal
Fruta

La fruta es rica en hidratos de carbono de absorción rápida, agua, minerales y fibra. Además es la mejor forma de proporcionar a nuestro cuerpo todas las vitaminas que necesita, especialmente con alimentos ricos en vitamina C. Por ejemplo, el zumo de naranja natural, aparte de su contenido en vitamina C, ayuda a regular nuestro intestino y refuerza las defensas de nuestro organismo. La mejor forma de consumir fruta es en zumo o entera, para que no pierdan todo este aporte.

A parte de estos alimentos, también pueden participar otros como cárnicos o dulces, pero en cantidades muy moderadas. Por ejemplo los fiambres poco grasos, como la pechuga de pavo, el jamón cocido o el jamón serrano contienen proteínas de calidad con una función formadora (construcción de tejidos y células).

¿Sueles desayunar? ¿Qué alimentos no pueden faltar en tu desayuno?

 

Deja tu comentario