Ejercicio aeróbico y anaeróbico

¿Conoces las diferencias entre el ejercicios aeróbico y el anaeróbico? Cuando hablamos de hacer deporte, estas dos palabras se utilizan constantemente y hacen referencia a dos tipos de ejercicio que traen distintos beneficios para nuestro cuerpo.

Por supuesto, ambos son muy positivas, y alternar ambos tipos de ejercicio suele ser una buena idea. Sin embargo, cada una tiene sus propias características. ¿Quieres recordar cuáles son?

El ejercicio aeróbico se refiere al ejercicio que implica o mejora el consumo de oxígeno por el organismo. Se trata de actividades de intensidad moderada, pero que se realizan durante amplios períodos de tiempo. Algunos ejemplos de ejercicio aeróbico serían caminar, correr (pero no esprintar), nadar, jugar al tenis o andar en bici.

Los beneficios del ejercicio aeróbico son los siguientes:

  • El corazón se hace más fuerte: el músculo del corazón se refuerza y se hace más grande, mejora su eficacia de bombeo y reduce el ritmo cardiaco en reposo.
  • Aumenta el número de glóbulos rojos en el cuerpo, para facilitar el transporte de oxígeno a todas las partes del cuerpo.
  • Mejora la respiración.
  • Ayuda a mejorar la circulación general y a reducir la tensión arterial y además elimina residuos metabólicos molestos del músculo como el ácido láctico.
  • Combinado con una dieta sana y un entrenamiento de fuerza (anaeróbico) apropiado, el ejercicio aeróbico puede ayudar a perder peso.
  • Mejora el sistema inmunológico.
  • El ejercicio aeróbico realizado regularmente libera endorfinas, los analgésicos naturales de nuestro cuerpo. Las endorfinas también reducen el estrés, la depresión y la ansiedad.
  • El ejercicio puede hacernos sentir cansados a corto plazo, por ejemplo durante y justo después de realizar el ejercicio, pero a largo plazo aumenta la resistencia y reduce la fatiga.

Por otro lado, el ejercicio anaeróbico es el que aumenta la potencia y masa muscular. Se desarrollan en ejercicios de corta duración (unos 2 minutos) pero muy alta intensidad. El ejercicio anaeróbico más habitual es el de entrenamiento de fuerza, que se suele realizar con pesas o máquinas.

Trae los siguientes beneficios:

  • Aumenta la fuerza, la dureza y la resistencia del hueso, del músculo, de los tendones y de los ligamentos.
  • Mejora el funcionamiento de las articulaciones y reduce la probabilidad de que se produzcan lesiones.
  • Eleva el colesterol bueno.
  • Disminuye el riesgo de osteoporosis.
  • Ayuda a bajar de peso.  A la hora de adelgazar, el ejercicio anaeróbico resulta más eficaz que el aeróbico, ya que el entrenamiento de fuerza tiene efectos continuos en la combustión de energía, que persisten durante aproximadamente 24 horas después.

Como ves, si haces ejercicio simplemente para mantenerte en forma, lo ideal es combinar ambos tipos de ejercicio para beneficiarte de todas sus ventajas.

¿Qué ejercicio sueles realizar? ¿Por qué?

Vía: Eufic
Foto vía Flickr: Emples y Jontunn

Deja tu comentario