Dieta hiperprotéica

¡La dieta hiperprotéica está de moda! Se trata de un tipo de dieta que restringe el consumo de hidratos de carbono y grasas, dando libertad total al consumo de proteínas, y engloba dietas muy famosas como la dieta Dukan o la dieta Atkins (por lo que sería mejor hablar de dietas hiperprotéicas en plural).

Las dietas hiperproteicas proponen una lista de “alimentos prohibidos” (carnes magras, pescados, lácteos…) y otra de “permitidos”  (la mayoría de frutas y verduras, cereales, legumbres…) en función del tipo de nutrientes. Así, la mayoría proponen una fase corta en la que nos alimentemos solo de proteínas, e ir introduciendo algunos carbohidratos y grasas poco a poco.

¿Quieres saber las ventajas y los inconvenientes de la dieta hiperprotéica?

Una de las principales ventajas de la dieta hiperproteica es que la bajada de peso es rápido. Así, para adelgazar, normalmente se recomienda una dieta hipocalórica, que respeta mejor las necesidades nutricionales del organismo, pero con ese tipo de dieta se baja peso poco a poco y exige más esfuerzo.

La dieta hiperproteica, sin embargo, permite una bajada rápida de peso sin pasar hambre, pues ante la carencia de hidratos de carbono el cuerpo entra en cetosis, un situación metabólica patológica en la que el cuerpo comienza a quemar grasas, pero que provoca entre otras cosas dolor de cabeza, náuseas, halitosis y pérdida de apetito.

Otros inconvenientes de la dieta hiperprotéica es que causa estreñimiento y, si se prolonga en el tiempo, incluso problemas renales y cardiológicos. De hecho, es importante tener en cuenta que los pacientes con diabetes, enfermedades cardiovasculares, e insuficiencia renal o hepática no pueden seguir dietas de este tipo.

Por otro lado, más allá de los problemas fisiológicos, las dietas hiperproteicas suelen tener un elevado efecto rebote. Y es que de la misma manera que se pierden kilos con rapidez al dejar de tomar hidratos y grasas, se recuperan también con facilidad cuando volvemos a una dieta equilibrada.

En todo caso, si estás pensando en seguir una dieta hiperproteica, deberías hablarlo antes con un médico. Es cierto que puede ser útil en casos de obesidad en los que ningún otro tipo de dieta ha funcionado, pero lo cierto es que tiene un coste para la salud y requiere un seguimiento cuidadoso para evitar el efecto rebote.

¿Has probado alguna dieta hiperproteica?

Foto vía: Éole

Deja tu comentario