La dieta Atkins

¿Conoces la dieta Atkins? Se trata de una dieta creada  en los años 70 por el cardiólogo Robert C. Atkins, y que es aún muy popular, ya que aunque no tiene el actual tirón mediático de otras dietas milagro como la Dukan o la de la Zona, sigue generando muchas búsquedas, y de hecho, los libros sobre esta dieta superan los 45 millones de copias anuales.

De cara al verano, y con el objeto de bajar de peso, es posible que muchas personas se vean tentadas a probar la dieta Atkins, que promete resultados rápidos y sin dejar de comer grasas y proteínas. La pregunta que debemos hacernos es: ¿es eficaz? y sobre todo ¿es buena para la salud?

La dieta de Atkins pertenece al extenso grupo de dietas que prohibe los hidratos de carbono con el objeto de bajar de peso. Así, el 90% de la ingesta diaria de calorías se hace a través de proteínas y grasas (carnes, mariscos, huevos, embutidos, lácteos -excepto leche-) y se deja un exiguo 10% para frutas y verduras. Los cereales, la pasta, las legumbres, el arroz o el azúcar están terminantemente prohibidos.

Estó se basa en el hecho de que el organismo, cuando no dispone de hidratos de carbono para obtener energía, empieza a quemar las grasas por una ruta metabólica muy particular, produciendo los llamados cuerpos cetónicos, que se utilizarán como fuente energética a falta de hidratos de carbono. Esto produce una rápida bajada de peso, pero a costa de provocar un estado patológico en el organismo: la cetosis. Además hay que tener en cuenta que la bajada de peso también se produce gracias a destruir tejido muscular, lo que causa fatiga y cansancio.

La cetosis provoca falta de apetito -lo que facilita seguir con la dieta-, halitosis, calambres, problemas  de fertilidad, estreñimiento, aumento del colesterol sanguíneo, aumento de los niveles de ácido úrico y, en algunas situaciones, riesgo cardiovascular por el excesivo de consumo de grasas o sobrecarga del riñón por el exagerado consumo de proteínas.

Por todo esto, es una dieta que no puede prolongarse en el tiempo. ¿Qué ocurre cuando se vuelve a comer más o menos normal? Que el aumento de peso es immediato, con el agravante de que este tipo de dietas “desenseñan” a comer bien, lo que puede causar problemas psicológicos y de trastornos de la alimentación.

Si estás interesado en seguir la dieta Atkins, asegúrate antes de preguntar a tu médico. Y recuerda que la única manera de adelgazar a largo plazo, es siguiendo una dieta que aunque sea baja en calorías, sea equilibrada y haciendo ejercicio a diario.

¿Has probado la dieta Atkins? ¿Cuál es tu opinión?

Vía: Estrategia NAOS

Foto vía: Dieta Atkins

Deja tu comentario