Cómo (no) hacer una dieta

¿Sabes cómo hacer una dieta? Ahora que llega el veranito somos muchos los que al probarnos el bañador constatamos que nuestro cuerpo no está donde lo dejamos el año pasado. La solución pasa como un rayo por nuestra cabeza: ¡hacer dieta!

Sin embargo tras un par de semanas infraalimentándonos sentimos que estamos haciendo algo mal. Quizá no demos bajado el peso o quizá simplemente rompamos la dieta para atracarnos con una tarta. Y es que la teoría la sabemos todos: comer menos, sano y equilibrado y hacer ejercicio.

¿Qué es lo que falla entonces?

Pues una de dos: o falla el conocimiento (creemos que estamos comiendo menos calorías de las que realmente estamos ingiriendo) o la voluntad (no somos capaces de mantener los buenos propósitos). Pero yendo más al fondo de la cuestión, te dejo aquí los principales errores que hacen que nuestra dieta fracase:

1. Saltarte comidas

Este es un error básico cuando se quiere adelgazar, una cosa es que cenes ligero un día que hayas comido mucho, y otra muy distinta es que te vayas a la cama sin probar bocado. Peor todavía es renunciar a desayunar. Y es que estas prácticas que crees que restan calorías a tu alimentación diaria, en realidad provocan que engordes a largo plazo.

Por un lado, llegas a la comida siguiente con tanta hambre que te cuesta contenerte, y por el otro, tu cuerpo, precavido, opta por quemar menos grasa ante la escasez de calorías. ¿Lo ideal? Comer poco cinco veces al día.

2. Eliminar grupos de alimentos.

Puede que sean las grasas o los hidratos de carbono, hay dietas que demonizan unos grupos sobre otros, restringiendo severamente tu absorción de determinados nutrientes. La mejor dieta es la que respeta un reparto equilibrado, a saber: 60% de hidratos de carbono, 15% de proteínas y 25% de grasas.

3. Ponerte a dieta solo para ocasiones especiales

Ya sea una boda, una competición deportiva o que ha llegado el verano, provocar bajadas drásticas de peso a cortoplazo -para después volver a engordar- dificulta muchísimo la posibilidad de llevar una dieta equilibrada a largo plazo y de mantener, por lo tanto, el peso ideal.

4. Tomar laxantes, diuréticos y píldoras que disminuyen el apetito sin prescripción médica.

Los laxantes y diuréticos no se inventaron para perder peso, y abusar de ellos solo conducirá a una incorrecta absorción de los nutrientes de los alimentos. Por otro lado, las píldoras para quitar el hambre nunca deberían ser usadas sin preguntar antes a un médico, incluso aquellas que se anuncian como naturales. Pueden tener contraindicaci0nes que desconozcas.

5. Llevar una vida sedentaria

Acostumbrar al cuerpo a no trabajar es lo peor que puedes hacer en una dieta, pues la restricción calórica debe acompañarse de un aumento del gasto energético para ser más eficaz. Trata de encontrar al menos media hora diaria para hacer deporte, e introduce actividades que exijan más movimiento en tu vida diaria.

6. Preparar siempre los mismos platos (que además resultan insípidos).

Comer de dieta no exige dejar de disfrutar con la comida, el objetivo es disfrutar de ella pero sin descontrolarte y acabar comiendo más de lo que necesitas. Para poder mantener una dieta en el tiempo, debes estar mínimamente satisfecho con lo que comes, para así poder sobrellevar las tentaciones de los dulces y otras comidas calóricas. Busca platos ligeros, pero originales y sabrosos.

7. Abusar de los productos light

Utilizar productos light para sustituir a los que tomabas es una buena idea… siempre y cuando eso no te haga comer más. Parece una tontería, pero al saber que estamos ante un producto light nos relajamos y pensamos que no engordará tanto. Lo cierto es que el consumo de alimentos light provoca un aumento en la cantidad de producto consumido, con lo que borramos sus beneficios. ¡Sigue comiendo las mismas cantidades!

Confiesa…¿has cometido alguno de estos errores?

1 Comentario

  1. Pingback:Dieta para adelgazar – Vida Sana

Deja tu comentario