Comer en la playa

Comer en la playa es para mí sinónimo de verano, de contacto con la naturaleza y de pasarlo bien, por lástima, también es sinónimo en muchas ocasiones de dejar de comer equilibrado. Y es que la pereza hace que pocas veces nos inclinemos por llevarnos el táper de casa, y acabamos comprando un bocata o yéndonos a comer de chiringuito (y ya se sabe que la relación calidad-precio de los sitios de playa no es la mejor).

En todo caso, si estás en tu peso y sano, no importa que un día te comas unas empanadillas fritas o un bocata de beicon y queso, pero si estás a dieta, comer todos los días en la playa puede llevar tus buenas intenciones al traste.

En todo caso, te dejo aquí algunas opciones sanas para comer en la playa, ya sea de bocadillo, de táper o de tapas en el chiringuito.

1 . Bocadillos


Lo cierto es que los pobres bocadillos se llevan la fama mientras otros cardan la lana. ¿Los bocadillos engordan? Pues depende de lo que lleven dentro. Un bocadillo de beicon engorda más que uno de pavo, evidentemente.

El pan es puro hidrato de carbono, necesario para seguir una alimentación saludable, así que olvídate de eso de que el pan es el problema. Eso sí, debes seguir una serie de consejos para no convertir tu sandwich en una bomba calórica.

  • Mejor de pan integral (rico en fibra).
  • No uses pan de molde. Puede parecer más ligero, pero esconde las mismas calorías y es menos saludable.
  • Debe ser del tamaño apropiado, no te tomes una barra entera. Para el mediodía puedes hacértelo de unos 12 cm de largo.
  • Prioriza los contenidos vegetales: usa ingredientes como la lechuga, el tomate, la zanahoria, canónigos, espinacas, pimientos, espárragos o incluso fruta.
  • Otros ingredientes que puedes usar son el pavo, el atún, o el queso fresco.
  • No utilices salsas. Como mucho, usa aceite de oliva para acompañar los bocatas vegetales.

Además, no debemos olvidar que nos vamos a la playa donde sufriremos los efectos de las tórridas temperaturas. No conviene llevar bocadillos que contengan huevo ni, por supuesto, mayonesa.

2. De táper

Esta es una buena opción para ahorrar y para cuidar tu alimentación, especialmente si vas a la playa a mediodía con frecuencia. La comida de táper de la playa debe ser fácil de comer (no queremos acabar con arena entre los dientes), no estropearse con el calor y no necesitar preparación posterior (no contamos con un microondas, ni una mesa en la que apoyar las cosas mientras añadimos ingredientes). Debes llevar algo listo para consumir… ¿pero el qué? Algunas buenas ideas son las siguientes:

  • Ensaladas de cualquier tipo.
  • Arroz, pasta o cuscús combinados con otros ingredientes y en frío.
  • La carne tiende a resecarse pero puedes llevar filetes empanados para comer fríos (muy típico del verano).
  • Si quieres tomar algo marítimo opta por las latas: sardinas, mejillones, atún… no pierden su sabor con el paso de las horas, a diferencia del pescado cocinado.
  • De postre lleva fruta.

3. De chiringuito

Esta es la opción más peligrosa. Y es que si todos nuestros acompañantes se piden una cervecita para beber, y croquetas aceitosas y embutido para comer, a ver quien es capaz de pedir una ensalada. Por no hablar de que en algunos chiringuitos la carta es más bien reducida.

En todas partes te pueden preparar una ensalada de tomate y ensalada, no dudes en pedirla aunque no esté especificada en el menú. En cuanto a las tapas, opta por las marítimas -que para algo estamos al lado de la playa- y cuanto menos frito mejor. Son buenas ideas:

  • Mejillones al vapor
  • Almejas en salsa verde
  • Chipirones encebollados
  • Sardinas marinadas
  • Pulpo a la gallega
  • Salpicón de marisco

Y si estás hart@ del plan marítimo, siempre puedes pedirte una aceitunas o unos encurtidos.

Y ya sabes, para beber, nada mejor que el agua.

¿Qué comes cuando vas a la playa? ¿Sigues cuidando tu alimentación como siempre o te dejas llevar por las circunstancias?

Fotos vía Flickr: AshJC,  Moderanoid, Jipsygen y Marcos Nunes

Deja tu comentario