Comer despacio para comer menos

Comer despacio para comer menos es una relación fácil de intuir y que todos hemos escuchado alguna vez. De hecho, no hay más que observarnos cuando comemos ansiosos, tragando bocados grandes, devorando la comida sin pausa… momentos en los que controlar el apetito parece misión imposible.

Un nuevo estudio viene a certificar nuestra intuición y nos explica a qué se debe que masticar muchas veces un alimento reduzca la ingesta total de calorías…¡en un 12%!

El estudio, publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, concluye que el número de veces que masticamos un alimento influye en los niveles de dos hormonas: la grelina y la CCK , que afectan al apetito. Así, masticar 40 veces (lo habitual es morder unas 15 veces) disminuiría los niveles de la primera (la grelina es la responsable de que sintamos hambre) y aumentaría los niveles de la segunda (que aumenta la sensación de saciedad).

Así, que como ya se solía decir, es necesario masticar despacio para darle al cuerpo tiempo de avisarnos de que “ya no tiene hambre”, si no, corremos el riesgo de empacharnos.

Aunque algunos profesionales tienen ciertas reservas hacia estos resultados ya que la investigación se realizó sobre una muestra de 30 hombres jóvenes, que no consideran suficientemente representativa. Sin negar la evidente relación entre la manera de comer y el aumento de peso, creen que es necesario seguir investigando en el tema para ver si es posible utilizar este conocimiento como una forma viable de controlar el sobrepeso.

¡Ten en cuenta que si masticar 40 veces supone una disminución del 12% de la ingesta diaria de calorías, al cabo de un año supondría una  bajada de 11 kg! Una razón de peso para comer despacio y una forma relativamente sencilla de lograr mayor autocontrol.

Vía: Los Angeles Times

Deja tu comentario