Combatir el estrés

El estrés es una respuesta fisiológica del cuerpo para enfrentarse a lo que considera una amenaza. El problema es que hoy en día, muchas veces se desencadena ante amenazas que no son tales, prolongándose en el tiempo, por lo que resulta esencial saber cómo combatirlo para mejorar nuestra calidad de vida.

Y es que…¿quien no se ha visto superado por el estrés ante pequeños problemas cotidianos perfectamente abordables? El resultado es que, a la larga, si la sensación de estrés se hace muy frecuente pueden aparecer distintas patologías como ansiedad, depresión, insomnio, falta de concentración o dolores musculares.

Para combatir el estrés no hacen falta grandes cosas. Simplemente hay que aprender a relajarse, a relativizar y a disfrutar de la vida. ¿Quieres saber cómo?

  • Aprende a respirar: el control de la respiración profunda te ayuda a combatir la respiración rápida, causada por el estrés y que también repercute en mayor estrés. Para respirara correctamente, debes hacerlo desde el abdomen, tomando aire por la nariz y soltándolo por la boca lentamente.
  • Date un baño: sumergirte en una bañera (mejor todavía si lleva sales marinas) hará que desconectes de todos tus problemas y supone una pausa que te ayuda a desvincularte de la ansiedad. Prueba a darte un baño antes de irte a la cama, dormirás como una rosa ;).
  • Mantén tu cerebro ocupado: leer un libro o escuchar música son buenas medidas para darte un tiempo a ti mismo y alejar el estrés. Hacer un puzzle o pasatiempo es todavía mejor, ya que le exige a tu cabeza total concentración en lo que está haciendo. De la misma manera, las manualidades y artesanías -por ocio-, imprimen un ritmo humano a nuestra vida que nos desconecta de las prisas de las tecnologías.
  • Programa tu cerebro: los pensamientos negativos son un círculo vicioso, y cuanto más estrés crees tener, más estrés tienes. Rómpelos repitiendote palabras de tranquilidad ante el espejo (te sentirás estúpido, pero lo importante es que funciona). También es bueno que te visualices a ti mismo realizando las tareas posteriores que te agobia hacer , de una manera pausada, tranquila y agradable.
  • Come bien: puede parecer algo secundario, pero una alimentación desequilibrada redunda en más estrés, así como el abuso de alcohol o excitantes como la cafeína y la teína. Si estás nervioso opta por infusiones como la tila o la hierbaluisa. En cuanto a la dieta, sigue una equilibrada, rica en verduras y frutas, y baja en grasas.
  • Contacta con la naturaleza: un paseo al aire libre, fuera del ambiente de coches y polución, contribuye a serenar cualquier agitación. Por supuesto, uno no puede ir al monte de excursión todos los días, pero pasar por un parque de camino a casa tras el trabajo, o ir por un trayecto con árboles es una buena idea. También es bueno tener una plantita o piedras en tu mesa de trabajo.
  • Haz pausas: desconectar 10 minutos cada 2 horas de trabajo mejora tu productividad posterior y reduce tu estrés.
  • Haz deporte: el ejercicio promueve una reducción significativa de la ansiedad, especialmente los ejercicios rítmicos de intensidad moderada, como una caminata, andar en bicicleta o nadar. Hacer deporte cada día es una medida higiénica reconocida para prevenir depresiones y otros problemas psicológicos
  • Duerme 8 horas: si no duermes lo suficiente, estarás mucho más irritable y propenso al estrés.
  • Sal con los amigos: pasar un buen rato ayuda a desconectar. Es buena idea quedar con los amigos para tomar algo o ir al cine al salir de trabajar.
  • Identifica la tensión: cuando estamos bajo el estrés, contraemos los músculos de manera espontánea. Ser capaz de identificar eso, nos ayudará a relajar voluntariamente el músculo en tensión, lo que contribuirá también en nuestro bienestar mental.

¿Qué truquillos tienes tú para combatir el estrés?

3 Comentarios

  1. Pingback:Qué hacer contra el dolor de cabeza – Vida Sana

  2. Pingback:Síndrome del colon irritable – Vida Sana

  3. Pingback:5 balnearios en España – Vida Sana

Deja tu comentario