Colesterol HDL (o bueno)


El colesterol HDL, también conocido como colesterol bueno, actúa como contraposición a ese colesterol malo que siempre tratamos de controlar. ¿Cómo? Pues precisamente retirando el colesterol de las arterias y llevándolo de vuelta al hígado para su metabolización y posterior eliminación.

Ya hemos hablado de que el colesterol es necesario para realizar diversas funciones en nuestro cuerpo como la formación celular o la actividad neuronal. Pero mientras el colesterol LDL se queda “pegado” en las arterias, estrechándolas y aumentando el riesgo cardiovascular, el colesterol HDL hace justo lo contrario.

¿Quieres saber cómo aumentarlo?

Más allá de la alimentación, hay determinados hábitos que influyen en los niveles de colesterol, reduciendo el malo y aumentando el bueno. Son por ejemplo,  la realización de ejercicio físico con frecuencia, el no fumar y el mantener el estrés a raya.

Se considera que las personas que logran un colesterol HDL superior a 60 mg/dl están más protegidos contra las enfermedades cardiovasculares y los que tienen menos de 40mg/dl están en mayor riesgo.

La alimentación es el punto clave para aumentar los niveles de colesterol bueno en sangre. Los alimentos que suben el colesterol bueno son los siguientes:

  • Pescados azules, ricos en Omega 3 (arenque, anchoa, anguila, atún, trucha, salmón, sardinas, congrio…) y aceites de esos pescados.
  • Marisco
  • Frutos secos
  • Aceite de oliva
  • Brécol
  • Aguacate
  • Ajo
  • Té rojo
  • Alimentos ricos en fibra (ayudan a limpiar el exceso de grasa de las arterias. Incorpora en tu dieta frutas, verduras y cereales).

¿Cómo están tus niveles de colesterol bueno?

Foto vía Flickr: Blip

Deja tu comentario