Cereales integrales

Cereales integrales
Cuando digo “cereales integrales” no me refiero sólo a los del desayuno, sino a todos los alimentos derivados a partir de cereales, como el pan, las pastas o el arroz. Se contraponen a los productos refinados, que son aquellos que eliminan, en el proceso de fabricación, la parte exterior del grano de cereal, el germen y el salvado.

Siempre que se recomienda tomar pastas, cereales o panes, va seguida la coletilla “pero que sean integrales”. ¿Quieres saber por qué debes priorizar el consumo de este tipo de alimentos?

La principal diferencia nutritiva entre los cereales integrales y los refinados, es que los primeros cuentan con el doble de fibra, vitaminas y fitoquímicos (compuestos que las plantas producen para protegerse frente a bacterias y virus). ¿Y qué beneficios trae la alta presencia de esos nutrientes?

  • Se reduce el riesgo de padecerdeterminados tipos de cáncer(especialmente de colon).
  • Mejoran el tránsito intestinal, previniendo el estreñimiento.
  • Aumentan la sensación de saciedad, por lo que ayudan a adelgazar. ¡Ojo! No estoy diciendo que no engorden, porque cuentan más o menos con las mismas calorías que los productos refinados, la diferencia es que después de comer los integrales, tienes menos sensación de hambre, lo que ayuda a controlar la ingesta diaria de comida.
  • Disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares (sobre todo si se consumen cereales integrales con fibra soluble, como la de la avena o la cebada).
  • Reducen el riesgo de diabetes.
  • Favorecen la evolución de distintas patologías gastrointestinales como el reflujo gastroesofágico, la úlcera duodenal y la diverticulitis.

¿Sueles tomar productos integrales?

Foto vía: Loco’s Photos

Deja tu comentario