Cenas románticas

Las cenas románticas parecen algo propio de las películas, o como mínimo, de personas ñoñas. Hay quien cocina bien y suele deleitar a su pareja con platos elaborados, pero somos legión los que optamos por pedir una pizza y tomarla repantingados en el sofá. ¡Craso error!

Puede que parezca algo propio de relaciones incipientes, porque cuando comes y cenas todos los días con la misma persona las cenas románticas suelen ser las que se hacen fuera de casa (¡y sin los niños!), pero también puede ser una buena idea crear un ambiente especial en el comedor, cuidar con mimo el menú y ¡a disfrutar de la comida y de la mutua compañía!

Sea como sea, creo que ha llegado el momento de preparar una cena romántica a lo grande, así que toma nota de los siguientes consejos:


1. Prepara la casa

Hay que crear una ambientación propicia el amor, pero claro, el grado dependerá de cada persona. No es necesario llenar el comedor de corazones (aunque sí te gustan, adelante). Lo importante es que se vea cuidado, que has invertido cierto tiempo.

Trata de liberar la zona de la mesa (si normalmente tienes objetos de decoración sobre la mesa, retíralos, pero que no se vean alrededor). En general, es bueno optar por la sobriedad, rechazando la ornamentación. El objetivo es que estéis, tú, la otra persona, la comida, y nada más alrededor.

Para eso conviene una iluminación tenue, así que no temas recurrir a las clásicas velas. Dan un toque muy íntimo a la habitación. Si tienes terraza no dudes en preparar allí la mesa, si no, prueba a situar la mesa cerca de una ventana, en la mayoría de las ciudades no veremos muchas estrellas, pero por intentarlo que no sea.

2. Prepárate tú

Quizás te parezca una tontería arreglarte para estar en casa con tu pareja, pero una cena romántica es una cena romántica. No te pediré que te pongas traje ni vestido largo, pero sí que te pongas guap@ y luzcas tus mejores galas.

3. El menú

Lo más importante de la cena romántica es elegir bien los platos que prepararás. Una obviedad: conviene que prepares comida que sepas que te sale bien, puedes hacer experimentos si te sientes confiad@, pero mucho mejor si preparas algo que ya sabes más o menos como saldrá.

Una cena romántica debe ser ligera (que te duela la barriga puede chafar cualquier buen plan posterior), sofisticada (para la tortilla de patatas ya están los demás días), y deliciosa (busca platos que conecten directamente con los circuitos del placer). Lo suyo es apostar por los típicos alimentos afrodisíacos: marisco, vino, fresas, chocolate…

Coloca dos copas de vino en la mesa y sírvelas con buen vino (no es día para escatimar). En cuanto a los menús, te presento algunos de éxito asegurado, aunque preparar el plato preferido de la otra persona suele ser una apuesta segura.

  • Vieiras gratinadas + salmón a la plancha con espinacas + brownie de chocolate con helado de vainilla
  • Tostas con paté a las finas hierbas y mermelada de fresas + solomillo a la pimienta + sorbete de cava y limón
  • Ensalada templada de berros y gulas + lomo con salsa de manzana + fondue de chocolate
  • Almejas en salsa de soja + brocheta de rape y gambas + macedonia de frutas exóticas aderezada con miel
  • Langostinos a la plancha + carpaccio de ternera + fresas con nata

4. Una buena idea

Ahora que hace calor, una idea fantástica (aunque sólo apta para los no vergonzosos) es hacer una cena romántica de pic-nic.

Hace un par de años, vi en medio de la Grand Place de Bruselas a una pareja que se había llevado una mesa plegable, dos sillas plegables, unas cuantas velas, platos y comida; y allí estaban, en medio de la plaza con su cena romántica. Yo pensé que eran la pareja más adorable del mundo.

Pero entiendo que es complicado, exige llevarlo todo hasta algún sitio, los platos ya no pueden ser tan elaborados y es casi imposible que la persona agasajada no se entere de lo que le estás preparando. Aún así, si te animas, cuentas con mi beneplácito.

Es fundamental aportar todos los elementos necesarios para la cena romántica (mantel rojo, velas, copas de vino). Podéis aprovechar la buena noche para cenar en alguna playa desierta si el plan gran ciudad no te seduce demasiado. En cuanto al menú: cosas que se puedan llevar con facilidad:

  • Ensalada de rúcula con queso fresco, fresas, manzana y piña + tagliatelle con salsa de frutos secos + mousse dos chocolates

¿Cómo preparas tus cenas románticas?

Fotos vía Flickr: Epzibah y Massdistraction

Deja tu comentario