Bailar en pareja

Bailar en pareja es una excelente actividad de ocio que te traerá beneficios tanto a nivel físico como psicológico. ¿Qué sueles hacer cuando estás con tu pareja? ¿Ver una peli? ¿Ir a tomar algo al bar de la esquina? Incluso si vuestros hobbies comunes son ya de tipo deportivo, bailar puede suponer una novedad que os ayude a mantener emocionante vuestra relación de pareja, y sobre todo, a pasarlo en grande.

Y es que hoy en día somos muchos los que nos pasamos la semana entera sentados en la silla de la oficina. Es por eso que al salir, debemos buscar el romper con el sedentarismo con actividades de ocio como andar en bici, patinar o bailar. ¿Quién no se lo pasa bien bailando? Apuntaros a clase de bailes de salón, por ejemplo, os “obligará” a iros de baile una vez a la semana, lo que mejorará vuestro cuerpo, vuestra autoestima y hasta vuestra relación. ¿Quieres saber cómo?

El simple hecho de practicar una aficción en común (la que sea) estrecha los lazos de cualquier pareja, ya que comparten un momento de diversión, de hacer nuevos amigos y de salir por ahí (especialmente en las parejas que viven juntos). Y el baile en concreto, es ideal para estrechar lazos, ya que solemos identificar el baile con el romanticismo y la seducción.

Bailar es también una forma fantástica de comunicarse, ya que cada miembro de la pareja debe estar pendiente de los pasos del otro para adaptarse, mejorando la compenetración. Por otro lado, el baile  facilita el contacto físico, algo que puede ser de mucha utilidad para una relación que está perdiendo “la llama”.

Y como ya dijimos, las ventajas no son únicamente románticas. Bailar quema muchas calorías y tonifica el cuerpo, algo muy necesario ahora que llega el veranito. También aumenta la elasticidad, la agilidad, y la postura corporal.

Por último, ayuda a fomentar la creatividad, la seguridad en uno mismo y a vencer la timidez. En definitiva, uno también aprende a disfrutar de la vida. ¡Y qué mejor que disfrutar en pareja!

¿Sueles ir a bailar con tu pareja?

Deja tu comentario