Alimentación con más vitaminas

Una alimentación rica en vitaminas es fundamental para estar sanos, para regular los procesos metabólicos del cuerpo, y hasta para combatir la astenia primaveral. Más o menos, todos sabemos cuáles son los alimentos con más vitaminas: frutas, verduras, hortalizas… lo que quizá no tengamos tan claro es cómo preparar esos alimentos para aprovechar al máximo sus vitaminas.

¿Quieres ver algunos truquillos para conseguir más vitaminas de los alimentos de siempre?

1.  Toma frutas, verduras y hortalizas crudas

Lo ideal es optar por frutas, verduras y hortalizas frescas, y tomarlas sin cocinar. Así nos asegúramos de que los nutrientes lleguen intactos a nosotros.  Sin embargo, las frutas compradas se recomienda pelarlas, ya que reciben tratamientos, como el encerado, que eliminan las vitaminas de la piel.

2. No dejes las verduras en remojo

Por supuesto, hay que lavar bien las verduras antes de tomarlas, pero eso no quiere decir dejarlas en remojo, ya que así pierden vitaminas. Lo ideal es colocar las hojas sobre un colador, enjuagarlas bien y escurrir.

3. Prepara las ensaladas justo antes de consumirlas

Para conservar mejor sus nutrientes. Haz lo propio también con zumos y batidos.

4.  Utiliza cuchillos bien afilados

Así no se desgarran. También es preferible dejar los trozos lo más grandes posibles, cuando se van a consumir crudos.

5. Compra los vegetales poco antes de consumirlos

Si vas a dejar pasar unos días, es mejor comprarlos directamente congelados. A medida que pasa el tiempo van perdiendo propiedades, y aunque en general son mejores los vegetales frescos, los congelados sabes que han sido congelados justo después de la recolección.

6. Cuece los alimentos lo menos posible

Lo ideal es dejar verduras y hortalizas al dente, conservan mejor las vitaminas y tienen más sabor. En cuanto al agua de cocción, puedes reaprovecharla para sopas, guisos y caldos de todo tipo.

7.  Cocina los tubérculos sin pelar

Alimentos como las zanahorias o las patatas, conviene cocinarlas bien lavadas, pero con su piel, pues es ahí donde se concentran la mayor parte de las vitaminas.

8. Quédate con toda la lechuga

Hay gente que elimina las hojas exteriores de la lechuga, porque está más oscuras. ¡Gran error! Si están ya malas, por supuesto que hay que retirarlas, pero si simplemente están oscuras no, porque son las que poseen mayor cantidad de calcio, hierro y vitaminas A y C.

2 Comentarios

  1. Pingback:Alimentos ricos en vitamina C – Vida Sana

  2. Pingback:Cenas rápidas – Vida Sana

Deja tu comentario