Alergia al polen

Estornudos, lagrimeo en los ojos, picor de la nariz, moqueo constante, cansancio…si estos síntomas te aparecen por arte de magia en primavera, es muy posible que tengas alergia al polen.

Y es que esta alergia es una de las más comunes, afectando a casi un 15% de españoles. Aunque hay síntomas muy claros, conviene acudir al médico para que nos confirme si somos alérgicos y a qué sustancia, así como para que nos proponga tratamiento si los síntomas de la alergia son graves.

¿Quieres saber cómo prevenir las típicas molestias que aparecen con la alergia al polen?

Las alergias aparecen como resultado de una hipersensibilidad de nuestro organismo, que interpreta como amenaza una sustancia que en realidad es inocua: en este caso, el polen. Es más común en personas jóvenes (de hecho tiende a remitir a partir de los 50 años) y es de carácter hereditario.

Hay muchos tipos distintos de polenes que pueden causar alergia, pero los más comunes son las gramíneas, que aparecen entre abril y julio, con su período de mayor incidencia en mayo.

Los síntomas de la alergía varían según la persona, pero en general comprenden molestias en los ojos (conjuntivitis, lagrimeo, picor…), en la nariz (picor, moqueo, estornudos…), problemas respiratorios (tos,asma…) y malestar general (cansancio e incluso fiebre).

Para lidiar con la alergia la primera recomendación es alejarse de la sustancia que provoca la alergia, aunque la mayoría de los alérgicos leves pasan bastante de este punto (llega la primavera y lo único que uno desea es estar al aire libre aunque al tirarse en la hierba empiece la ristra de estornudos). De todas maneras, si puedes elegir, es preferible que tus excursiones sean a la playa, donde la presencia de polenes es mucho menor.

Además, apunta las siguientes medidas:

  • No te pases el día con las ventanas abiertas. Para airear, hazlo a última hora de la tarde y no por más de media hora.
  • Mira a diario el recuento de polenes de la pagina de la Sociedad Española de Alergología, y evita las actividades al aire libre los días de mayor polinización.
  • Intenta no salir a la calle entre las 5 y las 10 de la mañana, cuando hay mayor cantidad de polenes.
  • No bajes la ventanilla en el coche, usa aire acondicionado.
  • Dúchate todos los días al llegar a casa para desprenderte del polen que hayas atrapado durante el día. De la misma manera, lava la ropa a diario.
  • Cambia con frecuencia las sábanas.
  • No cuelgues la ropa al aire libre (pon un tendal en el interior de casa).
  • Sal a la calle con gafas de sol.
  • Evita cortar el césped, o pasar cerca de él cuando está recién cortado. Tampoco te conviene tumbarte en la hierba.
  • Evita el tabaco.
  • Sigue las recomendaciones de tu médico referentes a la medicación. No aumentes la dosis con la intención de rebajar los síntomas sin consultarlo con él.

Además, hay una serie de alimentos que ayudan a reforzar nuestro sistema inmunológico y a combatir los molestias síntomas de la alergia. Por ejemplo:

  • Cada mañana, en ayunas, toma jalea real. Potencia las defensas.
  • Busca alimentos ricos en vitamina C (naranjas, kiwis, tomates..) que funciona como antihístaminico natural, aliviando la congestión.
  • La manzana, la cebolla y las espinacas llevan una sustancia llamada querticina que también ayuda a combatir la alergia.
  • Los betacarotenos (zanahorias, papayas, brécol…) ayudan a reforzar el sistema inmune.
  • El aguacate ayuda a despejar nariz y bronquios.
  • Las infusiones de llantén y pulmonaria resultan también muy eficaces.

¿Qué sueles hacer tú para mitigar los síntomas de la alergia al polen?

Via: Idea Sana

 

Deja tu comentario